Reflexiones:

- "Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo"


- "Si se mueve, ponle un impuesto; si se sigue moviendo, súbele el impuesto; si deja de moverse, dale una subvención"

jueves, 25 de junio de 2009

"Soy un perro"

.


El eterno retorno de la idea del comunismo
Por
André Senik
GEES (Grupo de Estudios Estratégicos)
(Publicado en Histoire & Liberté, nº 38 de 2009)

Al mismo tiempo que actos de violencia pre-revolucionaria se multiplican, flota en los medios de información un aire de revancha ideológica contra 1989, contra el triunfo del liberalismo y de la economía de mercado.

El anti capitalismo ha vuelto a ser respetable y frecuentable, y el comunismo es presentado como una prometedora hipótesis digna de ser explorada de nuevo.

Asistimos así –un poco estupefactos, hay que admitirlo— a un eterno retorno, el de la idea comunista, una Idea virgen, inocente de las tragedias de la Historia. Para resumir, asistimos al retorno de una Idea, como se dice desde Platón, Kant o Hegel.
Que ellos sean trotskistas o maoístas no arrepentidos, los de la revolución anticapitalista admiten verbalmente que la pasada experiencia comunista fracasó pero dicen que eso no importa. La Idea sigue siendo buena, afirman, sigue siendo necesaria y no tiene necesidad de ser precisada, ni en cuanto a los métodos, ni en cuanto a los resultados. Es una Idea directora que porta una condena de la sociedad actual y que propone un horizonte y una dirección. La Idea comunista parece haber hecho tabla rasa de su pasado. Dicen que podemos enrolarnos al movimiento radicalmente contra sin asumir nada de la Historia ni de la Teoría.

La revista Histoire & Liberté es pues interrogada acerca de su razón de ser, la cual es clarificar para la Historia el combate contra los enemigos de la Libertad.

La primera constatación que se impone es que François Furet tenía razón: esa Idea está llamada a renacer, en todo caso entre aquellos cuya existencia no fue desbaratada por la tragedia.

La segunda es que la crítica de los crímenes del comunismo, de Lenin y consortes, que ha sido hecha desde el punto de vista de los historiadores, no es suficiente. A esa crítica histórica se debe agregar una crítica filosófica de la Idea misma del comunismo, para que el proceso de la experiencia histórica ascienda hasta el Ideal que condujo a la tragedia.

Pues el mal estaba ya en la Idea, en el Ideal, como lo ha visto correctamente Martin Malia. “Hay que saber, finalmente, hacerle frente a la horrible verdad”, dice Malia. “Pues si queremos mirar eso de cerca saber qué quiere decir ‘socialismo’, la respuesta evidente a esa falsa paradoja de las buenas intenciones que producen malos resultados es que la experiencia soviética no degeneró en totalitarismo a pesar del socialismo, sino porque esa experiencia era socialista. Debemos incluso ir hasta decir que el socialismo, en el sentido integral que le dieron Marx y la Segunda Internacional, es la forma acabada del totalitarismo, pues la supresión del ‘capitalismo’ (entendido como propiedad privada, ganancias, mercados) significa la exterminación de la sociedad civil y la estatización de todos los aspectos de la vida. Y como un sistema tan contrario a la naturaleza no podría auto instaurarse, el socialismo integral también significa la violencia institucional del Partido”.

El conflicto opone dos concepciones del hombre, de su emancipación y, sobre todo, de sus derechos. Hay que remontar hasta la fractura antropológica porque el comunismo desde Platón es un rechazo a que el ser humano viva por sí y para sí.

Hay que demostrar que la concepción revolucionaria de la emancipación del Hombre porta en ella la catástrofe. En lugar de emancipar al hombre de todas las servidumbres, la idea del hombre emancipado, según Marx, es un ideal de desnaturalización humana: el hombre será emancipado, dice él, cuando sea liberado de la alienación egoísta y consumidora en la que lo encierran los derechos del Hombre.

Si nosotros ocupamos ese terreno, los revolucionarios no tendrán ningún futuro, pues supongo que son muy pocos los jóvenes, aún quienes dicen “vamos a hacer la revolución”, que estarán dispuestos a abandonar los derechos del Hombre y el Estado de derecho.

Sobre qué fondo marxista ellos se replegaron?

Veamos primero lo que ellos abandonan.

Ellos dejan de lado el tema del desarrollo de las fuerzas productivas que era, en la obra de Marx, la razón indispensable de la Revolución.

Ellos están dispuestos a abandonar el tema de la carrera por la producción pues eso implica la carrera por la obtención de ganancias.

Ellos dejaron de hacer del proletariado el actor principal de la pieza. Ellos están listos a agregar a su retórica de la lucha contra la explotación, la defensa del medio ambiente, la liberación de las costumbres y todo motivo de revuelta.

Ellos ya no hablan de la dictadura del proletariado.

Ellos regresan al fondo original de Marx: el enemigo, dicen, ya no será la explotación del hombre por el hombre, sino las relaciones de mercado. Será la búsqueda de la ganancia y el egoísmo. Recordemos que las dos características de la alienación humana, en la obra de Marx, en su ensayo de 1845 intitulado Sobre la cuestión judía, son “el egoísmo y la necesidad práctica”, impuestos, según él, por la propiedad privada individual.

Todo eso sale de la hostilidad de Marx contra los derechos del Hombre, contra la libertad y contra la propiedad de los individuos privados.

Aquellos que pretenden renunciar a las monstruosidades del comunismo real deben ser confrontados a la causa ideal de esos efectos. La Idea comunista implica la abolición de la propiedad privada, del mercado, de los derechos del Hombre y del Estado de derecho.

Ya hemos vistos las consecuencia de eso. Éstas habían sido anunciadas, porque eran inmanentes e inevitables en el sistema comunista.

Es urgente que podamos asumirnos plenamente como anti comunistas, lo que no era fácil desde que Sartre dijo: «Todo anticomunista es un perro».

Así pues, hagan un esfuerzo filosófico adicional, camaradas, si quieren ser anticomunistas sin complejo.

¿Las crisis del capitalismo son síntoma de qué?

Las crisis recurrentes del capitalismo hacen que los anticapitalistas sueñen con una economía que no se enfermaría jamás. Estas crisis muestran que la economía de mercado es más comparable a un organismo vivo que a una administración centralizada.

En efecto, las crisis que conoce un organismo vivo pueden provenir de un desarreglo de los intercambios y de los equilibrios internos. Un sistema económico que no puede atravesar crisis internas aportaría la prueba de que no está organizado como un organismo vivo. Esa es la pretendida superioridad del socialismo sobre el capitalismo.

Respecto de este tema es bueno recordar la definición de salud que dio en 1952 Georges Canguilhmen, uno de los grandes nombres de la epistemología francesa. “La salud es una cierta capacidad para superar crisis orgánicas e instaurar un nuevo orden fisiológico, diferente del antiguo. Sin tratar de hacer un chiste diría que la salud es el lujo de poder enfermarse y de restablecerse”. (Lo Normal y lo Patológico en El conocimiento de la vida, Editorial Hachette, página 210.)

.

22 comentarios:

DORAMAS dijo...

Filosofando, filosofando, creo que este país y el mundo en general, no ha cambiado para nada.
La historia se repite cíclicamente: PAZ, GUERRA, PAZ, GUERRA y así sucesivamente.

Es lo mismo con los ciclos económicos, que al final, solo salen ganando los mismos de siempre.

¿Y donde guardaran tanto y tanto dinero?

Y de salud, pues otro tanto de lo mismo, de vez en cuando, los que tienen el dinero, se montan una guerra, donde ganan dinero con las armas, los medicamentos y continua el ciclo interno. Eso, sin contar cuando se montan una pandemia, para sacarle el dinero al personal, con la vacuna.

Pon! dijo...

Bienvenido Doramas.

Pues sí, yo no soy muy conspiranóico pero algo de lo que comentas no sería raro de encontrar.

En cualquier caso lo que yo veo como problema principal es la "aceptación" del comunismo ( y sus millones de muertos) como si eso hubiera sido tan sólo un error de una "doctrina" bien válida cuando en realidad es simple y llanamente la muestra de lo que es el comunismo aplicado en la sociedad. Y de hecho sigue habiéndo muestras en la actualidad. El comunismo no funciona y, además, no es bueno para el ser humano.

isra dijo...

De entrada curioso que con la "grandeur" de los franceses pongan Histoire & Liberté en lugar de Histoire et Liberté... vive la francophonie

Me quedo con una frase "el comunismo es un rechazo a que el ser humano viva por si y para si", creo que está todo dicho.

De todos modos la literatura fantástica y fantasiosa del comunismo tiene para mantener los argumentos tradicionales o los nuevos.

Ya sabes, digan lo que digan tendrán razón, la propaganda la tienen ganada, y nosotros a sufrir

García Francés dijo...

Querido amigo, pido su ayuda para difundir en lo Blogosfera la llamada de esta angustiada madre cuyo hijo está preso en Cuba.

Damas de Blanco

Es uno de los cubanos apresados en la Primavera Negra por cuya libertad y la de sus compañeros se manifiestan las DAMAS DE BLANCO contra viento y marea.

Cuba exporta desesperados gritos de dolor

En mi blog tiene mayor información. Gracias por su interés.

Carlos Suchowolski dijo...

Pon: te invito a leer a Adam Smith y a descubrir así hasta dónde Marx (y el de los primeros tiempos de "La cuestión judía" en particular) tomó su enfoque moral para juzgara los capitalistas... diferenciandose en dejar de considerar "socialdemocráticamente" "regulables" sus conductas y adoptar una clara opción por el "capitalismo de Estado" (bajo el control de los sabios) como "fase inevitable" hacia el... paraíso "comunista". Luego vino la Realidad, como siempre, con sus rebajas y... sus "usurpadores burocráticos" (que son los que sembraron de muertos campos, ciudades y cárceles; justo como los jacobinos antes).
Think about!
Un saludo.

Álvaro dijo...

"Quienes provocaron esta crisis no nos van a sacar de ella"

¿Y quién nos sacará? ¿El comunismo soviético o el socialismo venezolano?

La estética y el discurso comunista están muy de moda entre la progredumbre, pero me gustaría ver cómo se apañan realmente en un régimen comunista, donde la igualdad del individuo que tanto predican es proporcionalmente inversa a su libertad.

Pon! dijo...

Prometo seguir tu consejo Carlos, más que nada para poder asentar mis bases "liberales" o lo que sea que sea jeje

Una cosa, se te olvidó encomillar "paraíso" jajaja

Un saludo.

Pon! dijo...

Hola Álvaro, bienvenido.

Pues si tienes en cuenta que las malas lenguas (esas a las que el establishment no hace mucho caso) dicen que fueron precisamente los Bancos Centrales (y los gobiernos) los mayores causantes de los problemas actuales y, ahora, nos quieren sacar a base de más intervención, no entiendo quiénes son entonces los causantes.

O, quizá, no haya sido más que una táctica para causar problemas y luego presentar a los gobiernos como salvadores, pero esto es la parte más conspiranóica...

Desde luego todos esos a los que haces referencia lo pasan muy bien, por ejemplo en Cuba. Siempre y cuando sólo sean unas vacaciones al estilo burgués para ver lugares en los que nunca querrían ni sabrían sobrevivir.

Monmar dijo...

El eterno retorno de la idea del comunismo, esto les pasa por desconocer -El libro negro del comunismo- la verdad que en España es difícil de encontrar en las librerías.

Una cucharada de jarabe para los progresistas de Memoria Histórica:

Las manos sucias de los Socialistas, los campos de concentración versión comunista.

Datos concretos y verificables de los crímenes cometidos por el socialismo marxista, para ello recurro al Libro Negro del Comunismo publicado por autores que no son ni desconocidos ni manidos reaccionarios, son historiadores reputados. El libro, escrito por los especialistas Stephane Courtois, Nicolas Werth, Jean Louis Panné, Andrzej Paczkowski, Karel Bartosek y Jean Louis Margolin y la colaboración de Remi Kauffer, Pierre Rigouot, Pascal Fontaine, Yves Santamaria y Sylvain Boulouque y dedicado a la memoria de Francois Furet, a quien la muerte impidió escribir su prefacio, recibió en nuestro medio menos atención de la que merecen varios de ellos miembros del Comité Nationale de la Recherche Scientifique -CNRS- francesa, o como en el caso de Paczowski, miembro de la Academia Polaca de Ciencias, asiduos colaboradores de publicaciones como la revista –Communisme- o la -Nouvelle Alternative- y con diversas obras sobre temas contemporáneos, todos se definen como hombres de izquierda. Incluso algunos conectados en su pasado con el entorno del comunismo, que escriben sobre el tema -precisamente porque permanecen anclados en la izquierda -y precisamente porque permanecen anclados en la izquierda- tienen que reflexionar sobre las razones de su ceguera. Dichos autores resumieron detallada y sistemáticamente de lo que sin duda puede calificarse como el peor genocidio de la historia de la Humanidad. El libro de ochocientas y tantas páginas está conformado por contundentes análisis específicos sobre decenas de regímenes socialistas implantados en cuatro continentes.

Qué crímenes socialistas delata el libro: el comunismo dicen los autores del Libro Negro, ha cometido innumerables, primero, atentados contra el espíritu, contra la cultura universal y contra las tradiciones nacionales. Stalin destruyó centenares de iglesias, Ceaucescu el centro histórico de Bucarest, Pol Pot la catedral de Phnom Penh, la revolución cultural destrozó todo a su paso. Miles de libros, de autores, de investigadores, de corrientes científicas, de movimientos artísticos, de vertientes espirituales, fueron suprimidos. La historia se escribió varias veces. Las estadísticas se alteraron. La geografía pretendió ser cambiada. Culturas enteras fueron borradas por anteponerse a la marea revolucionaria. La lista de vejámenes en estos campos resulta interminable.

Monmar dijo...

Pudiera sostenerse, el argumento aún se esgrime que la edificación de una cultura revolucionaria, del hombre nuevo, exige suprimir el pasado. Acaso no había dicho Mao, en uno de sus famosos proverbios que -Es sobre la página en blanco donde se escribe el más hermoso de los poemas-. Y no nos pide La Internacional -que del pasado hagamos tabla rasa-. El problema, resuelto afirmativamente por los comunistas, es si la construcción de este ser humano renovado exige hacer desaparecer al antiguo, pero no únicamente como portador de cultura sino más crudamente como mero ente biológico. Será de este último propósito, los crímenes contra las personas, en las que se centrará la denuncia que motiva esta obra. Es decir -la ejecución por medios diversos -fusilamientos, horca, ahogamiento, apaleamiento, la destrucción por hambre -hambrunas provocadas y/o no socorridas- y la deportación, o sea la muerte que podía acontecer en el curso del transporte -marchas a pie o en vagones de ganado- o en los lugares de residencia y/o de trabajos forzados -agotamiento, enfermedad, hambre, frío-. También de la prisión, la tortura, el trabajo forzado, la esclavitud y la explotación inicua en condiciones infrahumanas de individuos o de pueblos enteros. En lo que fue conocido como el –gulag- soviético o el –laogai- chino.

El tema es el crimen masivo, la dimensión homicida permanente de regímenes que para establecerse en el poder, para conservarse en el mismo o para cumplir sus objetivos, lo aceptaron como un instrumento de gobierno y lo aplicaron como política sistemática contra sus propias poblaciones.

Un primer balance que la obra justifica apelando a todas las fuentes disponibles, incluyendo la ahora invalorable, pero todavía no totalmente abierta, de los archivos soviéticos. Escuchemos las cifras:

URSS, 20 millones de muertos,

China, 65 millones de muertos,

Vietnam, 1 millón de muertos,

Corea del Norte, 2 millones de muertos,

Camboya, 2 millones de muertos,

Europa Oriental, 1 millón de muertos,

América Latina, 150.000 muertos,

Africa, 1.7 millones de muertos,

Afganistán, 1.5 millones de muertos,

Monmar dijo...

Las dimensiones, casi cien millones de homicidios directos o indirectos, pero en ambos casos buscados -fácil es matar humanos negándoles el sustento- inhibe la concreción, la percepción del conjunto. La imaginación, desbordada, se detiene ante fenómenos que por su magnitud no permiten ser aprehendidos ni conceptual ni sensiblemente. ..Millones de seres humanos apaleados, fusilados, colgados, torturados, congelados, dejados sin alimentos. Los verbos describiendo sevicias (crueldades), podrían acumularse indefinidamente sin abarcar nunca la realidad. El espectáculo de la muerte reiterada -se dice- satura la capacidad de emoción y percepción. Pero esos diagnósticos suelen confundir la psicología con la ética. Cada asesinato que se agrega a una secuencia duplica el horror del primero. Por eso no es lo mismo la muerte individual que el genocidio. En este caso, la serie alcanza a los cien millones. Un horror, que aún en su abstracción, en su intangibilidad, en su incapacidad de ser medido en emociones, rehúsa el calificativo de –excesos-, -desbordes- o –errores-, conque una historiografía desaprensiva pretende soslayar la contabilidad más sangrienta de la historia del hombre. . No en balde una lectura del marxismo -fundamentalmente la leninista- confunde el –SER- con el –DEBE SER-

Alrededor de un veinticinco por ciento de la población total, asesinada en un lapso de tres años, en el paroxismo camboyano. Un régimen cuya primera medida al acceder al poder fue expulsar a los habitantes de las ciudades, deportarlos a pie hacia los campos y suprimir la moneda para consagrar la utopía de las autosuficientes comunas campesinas. Más de seis millones de víctimas en la -gran hambre- de 1932/33 en la Unión Soviética, mayoritariamente en Ucrania, como consecuencia de los proyectos de colectivización forzosa de los campos. Más de un millón ejecutada en -el gran terror- de los años 1936/38, entre ella la mayor parte de la dirigencia del mismísimo partido comunista y de la oficialidad del ejército rojo.

Monmar dijo...

Decenas de miles muertos durante el terror rojo de 1918, esta vez directamente dirigido por Lenin. Centenas de miles de campesinos ejecutados o dejados morir de inanición a partir de 1928 en el llamado proceso de –deskulakización- que como lo caracterizaba Bujarin, a su vez ajusticiado en 1937, suponía -la explotación militar feudal- del campesinado. A partir de 1939 deportaciones masivas y muerte generalizada de polacos orientales, alemanes -1.400.000 en 1939- chechenos, tártaros, calmucos, ingushes, karachais y balkares. Poco más tarde en medio de la -gran guerra patria- operaciones destinadas a –limpiar- Crimea y el Caucáso de nacionalidades juzgadas –--dudosas-: griegos, búlgaros, armenios, turcos mesjetas, kurdos y jemchines del Caucáso. Finalizada ésta, millones de soviéticos, entre soldados prisioneros -de un total de cinco millones sólo regresaron alrededor de un millón y medio, en otro capítulo del genocidio nazi- y población deportada como mano de obra por los alemanes, regresaron a la madre patria. Decenas de miles fueron ejecutados como sospechosos y más de un veinte por ciento de ellos -referimos a ochocientos mil seres humanos- fueron enviados al Gulag o a -batallones de reconstrucción- (léase batallones disciplinarios) en el ejército.

Un listado de ignominias que continúa con los asesinatos masivos en la Corea de la dinastía Kim o en el Viet Nam del -Tío Ho-, que sin embargo debió intervenir en Camboya para detener la matanza de dos millones de camboyanos por el Angkar del Pol Pot, que no por casualidad afectó a su vez a miles de vietnamitas afincados en ese país.

Los ejemplos que horrorizarían a cualquiera son interminables, lo que desnuda la magnitud real de lo ocurrido con el SOCIALISMO en el siglo pasado.

El Libro Negro termina preguntándose porqué ha sucedido todo esto. Cómo explicarse que la misma crueldad el mismo desprecio por los derechos humanos, la misma inhumanidad atraviese países, épocas y procesos tan diferentes.

-Y cómo es posible que crímenes de tanta magnitud hayan sido OCULTADOS disimulados con tanto suceso- Dos preguntas relacionados, pero que sin embargo no es seguro que merezcan la misma respuesta.

-¿Estos crímenes no merecen ser conocidos?-

-¿No merecen tener la misma repulsa que los crímenes del Nazismo?-

Fin

Carlos Suchowolski dijo...

Je... lo mismo se me acabaron las comillas de tanto abusar...

Pon! dijo...

Monmar, impresionante aportación.

¿Tú has leído ese libro no? Tendré que intentar encontrarlo en algún sitio.

En todo caso queda clara la locura del socialismo (comunismo, marxismo, leninismo, maoísmo, etc, etc) y cómo desde su formulación ha ido trayendo muerte y destrucción al mundo.

Sin embargo, todos aquellos que aún creen en él (sin haber leído a ninguno de los teóricos, sólo de oídas) te dirán que eso no es comunismo de verdad...yo me pregunto; ¿aunque eso no sea de verdad (y una mierda) no vale la pena dejar de intentarlo por el bien de la Humanidad?

Un saludo.

Monmar dijo...

Hola Pon, se publico en español por las editoriales Espasa Calpe y Planeta y uno de los traductores fue César Vidal.

No solo lo he leído, también y de vez en cuando utilizo datos, Archipiélago Gulag y El Libro Negro del Comunismo deberían estar presentes en las clases de historia, sin embargo este ultimo, y según cuentan las malas lenguas no ha llegado a ser tan conocido popularmente porque en Francia hicieron lo posible por silenciarlo… y que el presidente se quedo libido cuando se lo presentaron, pero bueno esto son ¿habladurías?

En esta página encontraras más información, pero no estaría mal que publicarás en una “entrada” todo el resumen que he proporcionado, vale mucho la pena difundirlo sobre todo para intentar callar las lenguas viperinas que hablan de una parte de la memoria histórica, solo la que les conviene a los democráticos progresistas.
Saludos

http://209.85.229.132/search?q=cache:sf-26Wg4LhQJ:es.wikipedia.org/wiki/El_libro_negro_del_comunismo+El+libro+negro+del+comunismo&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=es&lr=lang_es

García Francés dijo...

D. Pon! le deseo a usted y a sus comentaristas unh estupendo fin de semana.

Saiz dimite, pero Nico, Javi y Teo triunfan

Por respeto al CNI y a sus caídos he esperado hasta hoy para atizarle al Sr. Saiz con todo lo gordo. Se va otro desechable nuevo rico de la política. El Director ha dimitido dejando el listón hundido, bajo mínimos. Deseo al general Sanz Roldán el mayor de los éxitos. SIGUE...

Saiz dimite, pero Nico, Javi y Teo triunfan

Atila el Huno dijo...

Joé Pon!!!, me acabo de enterar de que como comunista soy un asesino en serie!!!

Qué manía de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Quiero decir que el Capitalismo y su Religión el Liberalismo han sido, como mínimo, tan Genocidas e Inhumanos como sus contrarios Comunistas. Yo me voy a ahorrar hacer un exhaustivo repaso al enorme daño que el Capitalismo ha hecho y sigue haciendo a la Humanidad.

También añadir que siempre he sido enemigo de ser loro de repetición de los textos e ideas de otros, incluso de los originales, como si fuéramos incapaces de pensar por nosotros mismos.

La Idea Comunista no es para nada obscena, de hecho es de lo más natural. El Hombre es un animal social, no individualista. No consigo ver dónde desencaja la Idea Comunista con las Ideas Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Otra cosa es lo que hemos hecho en la vida real con esas Ideas, tanto los que defendemos la Idea Comunista como los que defendéis las Ideas Liberales. El Comunismo real fracasó estrepitosamente y el Liberalismo viene fracasando desde su origen. Unos y otros hemos llenado de mierda todas y cada una de esas Ideas.

Saludos incrédulos!!

Pon! dijo...

Sólo diré que yo creo que el ser humano es individualista por naturaleza y social por necesidad.

Otra cosa que no entiendo del comunismo es el supuesto bien de dar a todos lo mismo (normalmente miseria) sin tener en cuenta sus cualidades, su formación, etc.

No es lo mismo un físico nuclear que un barrendero y por tanto no merece lo mismo.

Y el comunismo (real, ¿cuál es el otro?) ha provocado más miseria y muerte que el liberalismo de aquí a Cuba, pasándo por Corea del Norte. Son hechos fehacientes.

Por otro lado, está la cuestión del asociar el Liberlismo con la extrema derecha tipo nazi (socialista...ejem) y en cambio ver la izquierda con su máximo exponente como lo mejor de la muerte osea.

Atila el Huno dijo...

Anthropon politikon zoon!!

Los Humanos somos Sociales por esencia, esa ha sido nuestra evolución. Los Felinos, sí son individualistas (joé que perogrullada!!), pero bueno, parece que hay puntos de vista.

Yo tampoco entiendo que el 90% de los recursos del Planeta pertenezcan a un 8% de sus pobladores Humanos, ¿tú si?, porque eso se carga de un plumazo vuestros tres postulados liberales (libertad, igualdad y fraternidad) y encumbra sólo el cuarto, el derecho a la propiedad, eso sí, la de unos pocos (ya sabes cómo se pone el Capital cuando se pretende que la propiedad sea colectiva, ver caso Chileno, por poner un ejemplillo). Habría que analizar (bueno ya se ha hecho, jeje) el origen de las mayores fortunas del planeta (vergonzoso y criminal, como mínimo!!)

El trabajo es valioso de por sí, el de todos. Las huelgas generales así lo demuestran (lástima que los trabajadores no tengan autonomía financiera para tirarse...3 meses en huelga...nos íbamos a enterar del verdadero valor del trabajo).
Ya sabes Pon, que en este magnífico mundo capitalista el futbolista merece más que el médico o el ingeniero, algo falla en tu postulado.

El otro es el Ideal (he escrito Idea en mayúsculas con la intención de diferenciar, no me seas!!)

Si yo empezara fase por fase, a contar los crímenes del capitalismo verías como sus cifras son terrorificas. ¿Empezamos por el S XIX y el Colonialismo?, ¿seguimos por la fase imperialista?, ¿sumamos la I Guerra Mundial?, ¿añadimos las víctimas de todas las dictaduras militares o promovidas por el liberalísimo capitalismo en su siniestra lucha asesina contra el "comunismo"?, ¿lo rematamos con todas esas guerras desde mediados S XX que el capitalismo ha organizado para mantener SU status quo?. Créeme Pon, que yo te aprecio, no hay por dónde agarrar el Capitalismo sin mancharse de sangre y oprobio.

Te aseguro que yo nunca he mezclado Liberalismo (Stuart Mill, al que tengo en la cabecera de mi blog) con Nazismo o Fascismo (habría añadido también en la lista de crímenes la II Guerra Mundial!!, ya ves que no lo he hecho). Y a mi edad tampoco puedo ver a la izquierda como lo más guay y super chupi.

Hoy día estamos en mitad de otra gran crisis creada a imagen y semejanza de todas las demás crisis del Capitalismo. Creo que ya es hora de dejar de amparar sin crítica a este sistema de relaciones económicas (y por tanto sociales) fracasado. Habrá que inventar algo nuevo ya de una puta vez, o seguiremos repitiendo una y otra vez ciclos estúpidamente, sin progresar.

Osea, Pon!! un saludo super guay!

Pon! dijo...

¿Y hay que volver a probar el comunismo? ¿En serio?

Lo de la propiedad colectiva no me parece mal. En la forma de que los trabajadores pongan el dinero para montar la empresa (o lo que sea) y se repartan beneficios. No veo diferencia en que sea uno o muchos los que monten el tinglado. Siempre que no sea el Estado será productivo, por aquello de que no roben el dinero de todos para ayudar a unos pocos. En cuyo caso tampoco estoy de acuerdo en lo que han hecho con la Banca los sociatas, o con lo de los coches, que para que 4 se compren un coche más barato lo pagamos todos. Veo más razonable la vía de la bajada de impuestos. Aquel que quiere un coche se lo compra más barato pero no gracias al dinero de los demás.

Lo de los futbolistas es una cuestión de que hay capullos que pagan por verlos y como los hay a millones el tipo gana una pasta gansa, sin más. ¿Tú que harías? ¿Limitarle el sueldo porque te sale?

La fase imperialista que mencionas se puede explicar más por el afán depredador de los Estados (Imperios, reinos, países, como lo quieras llamar) que por otra cosa.

Lo de que TÚ no mezclas lo se pero la gran mayoría de "izquierdosos" sí. Ahora entraríamos en progres y demás veletas manipulables.

Pero, en el fondo, estamos prácticamente en las mismas, con ambas posturas Ideales. Ni el comunismo ni el liberalismo se han aplicado de forma correcta (sea lo que eso sea). Siempre podemos ver el mal real del tema. El Estado y los políticos. (Tipo Capitalismo de Estado, comunismo de Estado).

Atila el Huno dijo...

Pon!!, te estás cargando mis vacaciones!!, te has quedao sin botella de aceite!! ;D

Ni hablar de probar otra vez el Stalinismo!!, quita quita.

Va a ser que en lo de los sociatas estamos totalmente de acuerdo; populistas y autoritarios, una fase fundamental del fascismo...aunque ya sabes que la socialdemocracia es un pacto del Socialismo con el Capitalismo.

Lo de las Sociedades Cooperativas me pone, de hecho estoy muy cerca de una de esas en las que el economista que administra el tema de las pelas cobra igual que los informáticos que producen las pelas!!

Si es que el jurvol no me gusta. Lo que yo haría sería muuuy sonoro. Pero ya ves, oferta-demanda llevada a su límite más irracional. Sigo convencido de que el valor del trabajo de un médico o un ingeniero es para nosotros muy superior al del tío en calzoncillos.

Si analizas el origen del imperialismo verás que detrás de él están las grandes empresas del momento, siempre. El Estado era y es un títere en manos de esas corporaciones.

Progres y neocon (creo que los llaman así ahora)...al paredón!! ;D
Son la misma cosa, mismo rumbo en direcciones opuestas.

El principal problema que tenemos los de abajo es que los de arriba no cuentan con nosotros, nos dirigen porque renunciamos a ser ciudadanos libres. El comunismo lo dirigió la "élite revolusionaria" y el capitalismo la "élite de la pela" con la inestimable colaboración del Estado de Derecho.

No somos más que sus burritos. Al menos podríamos dejar de defender a ultranza a unos u a otros, no lo merecen.

Ni Estado ni Políticos...joé Pon!! que vamos a ser Anarkas!!

Saludos comunales!!

Pon! dijo...

Jajaja pero a mí no me vale ser anarka dentro de un partido anarkista, no me cuadra ya ves tú.

Anarcocapitalismo, miniarquismo, siendo siencero me pone...por aquello de la libertad de vender y comprar como me plazca. Pero eso nos llevaría a un descontrol padre la verdad.

Estoy de acuerdo con lo del valor del trabajo de cada cual (el jurgol tampoco me tira). Otra cosa es que si hay quien quiere pagarlo el otro está en su derecho de cobrar, faltaría más.

Yo no defiendo a ultranza nada, sólo con lo de las cooperativas ya me colgaría más de un liberal jaja

Ale, a disfrutar del buen tiempo de Jaén (que manda huevos jaja). Yo en 10 días me piro para Santander a surfear, ahí es ná. Es por aquello del ser individualista como un felino (siempre que no sea un león).

Tablas. Sigamos afilando los cuchillos.

"Radio TV Anti-ZP"



Photobucket