Reflexiones:

- "Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo"


- "Si se mueve, ponle un impuesto; si se sigue moviendo, súbele el impuesto; si deja de moverse, dale una subvención"

viernes, 3 de abril de 2009

"Una semana de receso"

.

Así es mis oh preciados y abundantisisisisimos lectores. Uno que se pira, a la vuelta ¡contádme todos los cotilleos!



.

6 comentarios:

el isra dijo...

Algunos pocos privilegiados a los que las maravillosas políticas de empleo zperinas aún no ha "cogido" seguiremos trabajando para que la ociosa juventud española disfrute de un inmerecido descanso.

Páselo bien

Pon! dijo...

Patada en los huevos y deseos de que lo pase bien...me gusta jaja

(Si usted supiera que ha sido mi padre el que ha insistido...)

García Francés dijo...

Jodido, D. Pon! , qué suerte tiene y yo aqui descansando de política basura y mierdas corruptos. Pero ya tengo ganas de cañita... Que se divierta.

El Dios de la Guerra

Siempre he creído que Don McCullin ha sido el mejor fotógrafo de guerra del mundo aunque tampoco evitó enfrentar su mirada a las grandes tragedias humanas, el sida y las hambrunas. Siempre consideré un héroe a este fotógrafo londinense, 14 años mayor que yo, y un genio para grabar a fuego las miradas

En Chipre, Vietnam, Congo, Biafra, Rodesia o Sudán, su cámara ha reflejado todos los sufrimientos posibles. A lo largo de mi carrera de reportero coincidimos en dos conflictos, Irlanda y Líbano, pero sólo hablé tres veces con él. Su fama impresionaba, mi inglés era tan pésimo como su francés y siempre he sido respetuoso.

Estábamos cuerpo a tierra en el cementerio de Milltown, al oeste de Belfast. Sonaban disparos y explosiones, él se volvió a mí y me sonrió. Interpreté que aquella sonrisa decía, “lo estás haciendo bien, chaval, puedes quedarte conmigo”. Nos dimos la mano y me presenté. Volvió a sonreír. Aquel día hice unas fotos excelentes. Me contagié del embrujo del maestro.

Otra fue en el entierro-homenaje a Bobby Sands, terrorista del IRA muerto en huelga de hambre, y la tercera en Beirut, cerca de la autopista que separaba a palestinos y cristianos. Cada sonrisa y apretón de manos suyo me confirmaba que yo también quería ser periodista. Fotógrafo. Esta entrada se la debía.

El Dios de la Guerra

isra dijo...

jajajajajajajaja, si es que hay padres que no tiene escrúpulos

Corfu dijo...

Pasa un buen descanso Pon! No pongas mucho la tele! jaja

Hugo dijo...

Allá donde va no le hará falta :P

Si todavía no te has marchado, te deseo buen viaje.

"Radio TV Anti-ZP"



Photobucket