Reflexiones:

- "Cuando los nazis vinieron por los comunistas / me quedé callado; / yo no era comunista. / Cuando encerraron a los socialdemócratas / permanecí en silencio; / yo no era socialdemócrata. / Cuando llegaron por los sindicalistas / no dije nada; / yo no era sindicalista. / Cuando vinieron por los judíos / No pronuncié palabra; / yo no era judío. / Cuando vinieron por mí / no quedaba nadie para decir algo"


- "Si se mueve, ponle un impuesto; si se sigue moviendo, súbele el impuesto; si deja de moverse, dale una subvención"

viernes, 4 de septiembre de 2009

"¿De verdad hay gente así?"

.

De todos es sabido (o debería) que el diario independiente de la mañana, conocido como El País (o el pis) no goza de una equidistancia demasiado definida en diversos temas. Podría decirse que realmente es nula a no ser que le toquen los dineros y los huevos.

Ya nos tienen acostumbrados a sus muchas y muy variadas viñetas (y artículos) totalmente antisemitas, así que ¿por qué no ir un paso más allá en su indigencia moral?

Dicho y hecho. Ahora un profesor de filosofía (eso dicen) compara a las víctimas del terrorismo de (los asesinos de) ETA con los muertos en accidentes de tráfico. Y, por alguna extraña razón, no entiende por qué unos muertos nos duelen más que otros siéndo los de ETA muchos menos.

Ahorrándome calificativos contra este profesor (cómo está la universidad) sólo le diré que es un hijo de la más grande de las putas. Ups, decía que no le iba a insultar...lástima. Es que con semejante basurero por cerebro no se merece otra cosa.

Además en un alarde de no se qué el tío lo que se supone que nos viene a contar es que el progreso es malvado porque según él ¿qué ventaja tiene ir de Madrid a Nueva York en 8 horas? Con lo cómodo que es un viaje de varias semanas en barco disfrutándo del océano atlántico hombre, pregúntaselo a los del Titanic.

Así que aquí va el articulíto en cuestión (gente sensible absténgase de leerlo):

TRIBUNA: REYES MATE

Víctimas de ETA y accidentes de tráfico

Tres han sido los asesinados por ETA este verano y 337, los que murieron en las carreteras españolas en julio y agosto. Pese a la diferencia abismal entre el número de accidentes mortales y las víctimas del terrorismo, llama la atención la emoción colectiva que suscitan las víctimas y la frialdad con la que encajamos los accidentes.

Es evidente que la significación política del terrorismo no la tiene la carretera, pero víctimas y accidentes constituyen en sí una catástrofe humanitaria, de ahí la pregunta: ¿por qué esa insensibilidad social con las muertes en la carretera?

La razón hay que buscarla en un trasfondo cultural que condiciona nuestras reacciones inmediatas. El acto terrorista tiene en su contra el principio cultural del "no matarás". Hay que tener razones muy sólidas para poder aplaudir la muerte del otro y ésas no se dan en la democracia española. La lucha contra el terrorismo tiene a su favor una corriente civilizatoria de la que sólo puede uno protegerse cubriéndose con el manto del fanatismo.

Los accidentes viales tienen en su contra el prestigio del progreso. El hombre moderno prima el ir más allá, como si en el hecho de conquistar nuevas metas estuviera no sólo la solución a los problemas presentes, sino también la realización del ser humano. Un componente decisivo de esa mentalidad progresista es el culto a la velocidad.

De ese apartado se ha hecho cargo el desarrollo científico que tiene por modelo de referencia en los sistemas de comunicación la velocidad de la luz, es decir, la instantaneidad. Los humanos nos hemos contagiado severamente de ese culto a la aceleración, de suerte que ya el tiempo invertido en un trayecto es tiempo perdido.

Claro que sabemos que la organización del trabajo, del transporte o de las relaciones humanas bajo el signo de un tiempo cuyo modelo es la aceleración constante, tiene sus inconvenientes. Pero los asumimos estoicamente porque son el precio del progreso, por eso les llamamos "accidentes". Son algo accidental que no debe cuestionar la bondad de lo substancial, es decir, de la velocidad.

¿Es tan accidental el costo del progreso? Recordemos que lo que, en primer lugar, perdemos es la posibilidad de la experiencia que necesita, para llegar a ser, un tempo más lento. Para que un acontecimiento pueda metabolizarse en experiencia hace falta un tiempo de asimilación, de elaboración y de fecundación. Sin ese tiempo el acontecimiento será una mera vivencia que desaparece en el momento en que se produce. Antes, el viaje constaba de partida, trayecto y llegada, por eso era una experiencia que podía cambiar al viajante. Ahora, sólo importa la llegada, por eso no ocurre nada.

La segunda pérdida es física: 1.300.000 muertes en la carretera cada año en todo el mundo, según la OMS; una cifra que habría que multiplicar al menos por 20, si incluimos los heridos graves por accidentes viales. Sólo podemos tratar a esta catástrofe de "accidental" si seguimos rindiendo culto a la suicida velocidad del progreso.

La tercera pérdida es el espacio. Cuando viajamos en AVE molesta mirar por la ventanilla. Hemos sacrificado millones de árboles al borde de la carretera porque les hemos declarado culpables de las muertes. ¿Para cuándo acabar con las colinas o las cuatro estaciones si el culpable es el mal tiempo?

Aunque la tendencia mundial va a peor, hay que felicitarse de la substantiva reducción de la siniestralidad vial en España en los últimos años, gracias a la eficacia de las sanciones, a la educación ciudadana y a la mejora de las carreteras. Pero esas medidas tienen un techo que sólo se podrá superar si nos enfrentamos al culto a la velocidad, asunto nada fácil debido al prestigio del progreso.

"¡Tendamos al futuro! ¡Atrás a toda máquina!", gritaba recientemente Humberto Eco. Coincidía en esto con Walter Benjamin quien, 50 años antes había escrito, refiriéndose a las revoluciones, movidas hasta entonces por la voluntad de acelerar y recuperar el tiempo perdido, que "quizá consistan éstas en el gesto de tirar del freno de alarma". El costo físico y metafísico de la velocidad es de tal monto que quizá haya llegado el momento de pararse a pensarlo.

Reyes Mate es profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Filosofía.


Las negritas son mías pero he parado porque me cuesta mucho volver a leer esta basura y no me apetece en absoluto.

Aquí la reseña de Libertad Digital. No os perdáis los comentarios de la gente.

ACTUALIZACIÓN.

Claro que viéndo los comentarios de la menestra de la PAAAAAZ sobre el ataque a las tropas españoles en (la guerra) de Afganistán, lo de este artículo no me extraña:

Chacón: "Da lo mismo si son delincuentes comunes, bandas organizadas, o talibanes"


Ahhh buenoooo, da lo mismo si son accidentes de tráfico, terroristas talibanes, ladrones de jojoyas o si te cae una teja del vecino. Claro.
.

11 comentarios:

si, bwana dijo...

Efectivamente, merece la pena leer los comentarios de los lectores a las idioteces del "profesor" digno representante de El País.(Por cierto, no pierde oportunidad de alabar lo bien que están las carreteras con este gobierno)

Pon! dijo...

No son ya las carreras simplemente es que la mayor parte de los que tienen "poder" en la universidad son de determinado partido de cuyo nombre no me quiero acordar.

Esto existe al igual que el nepotismo descarado de muchas facultades.

Y, siendo así las cosas, no es de extrañar el artículo de este "profesor".

Hugo dijo...

"[...] llama la atención la emoción colectiva que suscitan las víctimas y la frialdad con la que encajamos los accidentes.

[...] ¿por qué esa insensibilidad social con las muertes en la carretera?"

Su propio nombre lo indica: una cosa es terrorismo y otra un accidente. El miedo es lo que marca la diferencia, en este caso.

Compararlo con las víctimas del terrorismo ha sido un desacierto total, estoy de acuerdo.

Un saludo.

Pon! dijo...

Para una persona normal (mental y moralmente) está meridiánamente clara la diferencia.

A no ser que considere que ese terrorismo es por un "buen" fin, cosa que no se puede descartar a la luz de lo que ha vomitado.

Atila el Huno dijo...

Joder qué nivelaso de tío!!. Ciertamente la evolución humana no va por el camino del desarrollo y perfeccionamiento de las capacidades intelectivas...y menos con "profesores" de esta talla.

¿Será profe de Escatología, en el sentido que tú y yo sabemos?

Saludos!!

Pon! dijo...

Seguro que piensa que el trato que damos a nuestras deposiciones es mucho menor que el que le damos a las basuras de procedencia no humana, tales como...los cartones de leche.

¿Por qué esta diferencia?

¿No es igual de perjudicial un buen cagarro humano que un tetabrik?

Esto es porque la sociedad...jaja

Me fatigo diciéndo chorradas a la altura de este "filósofo" así que me callo.

¿Te imaginas que todos los grandes filósofos de la antiguedad hubieran sido así de "intelisgentes"?

Corfu dijo...

lamentable lo que piensa ese supuesto profesor, se nota que seguramente no tenga que vivir de cerca un caso de víctima de ETA...

y luego la actualización con lo de Chacón y tu conclusión es lógica... que ejecutivo por Dios!!

Pon! dijo...

Jajaja lo mejor es que la actualización ha sido 30 segundos después y porque no he sido más rápido.

La he añadido porque da más o menos una muestra de lo que ambos artículos pretenden hacer. Esto es poner al mismo nivel cosas que NO están al mismo nivel salvo para alguien muy "trastornado"(?).

Atila el Huno dijo...

Ya sabes Pon, hoy día apruebas una carrera con un cinquillo y a base de apuntes, (¡¡ni un puto libro!!) y ya eres Historiador, Economista...y hasta Filósofo!!!.


Saludos Sofistas!!

Geshcann dijo...

Ese es el listón moral de los lumbreras pensadores de nuestra izquierda... y que esta gente con tan pocas luces gane las elecciones dice mucho de nuestro país...

Pon! dijo...

Bienvenido Geshcann.

Sí esa es la consabida "superioridad moral" de la izquierda española (¿quizá mundial?). Aunque quizá podría ser más acertado restringir más el campo a lo que se conoce como "progresía"(la enésima plaga bíblica jaja).

Un saludo. Gracias por pasar.

"Radio TV Anti-ZP"



Photobucket